12 formas de comer erizos de mar.

Erizo, el bocado con uno de los sabores a mar más potentes

Aristóteles ya los tomaba de aperitivo. El erizo: un manjar bajo en calorías y en hidratos de carbono, y rico en hierro y proteínas. Las mejores son las hembras, se distinguen por el color anaranjado de su carne.

Encierra en su interior uno de los sabores marinos más potentes, que puede variar según sea atlántico o mediterráneo, el erizo de mar es uno de los bocados más asimilables al significado más genuino del mar.



Las mejores recetas con erizos

Curiosidades

  • Las espinas más pequeñas son venenosas y pueden producir lesiones muy dolorosas si se las toca.
  • Las formas del cuerpo de los erizos son muy diversas, algunos son redondos y espinosos como una castaña, otros son redondos y chatos, con pelos cortos y suaves como terciopelo.
  • A pesar de sus espinas, son una deliciosa comida para cangrejos, focas, y hasta algunos pájaros.
  • ¿Se parecen los erizos de mar y los humanos? Ver el siguiente enlace.
  • ¿Sabías que …? para sacar una espina de un erizo de mar es conveniente esperar que suba la marea porque por increíble que sea la espina sube también.
  • Algunas especies de erizos de mar pueden llegar a vivir más de cien años.
  • Los erizos tienen el sistema inmune, no basado en anticuerpos, muy desarrollado. La inmunidad innata se refiere a un conjunto de proteínas que detectan aspectos únicos de una bacteria y avisan a las células del organismo de la presencia de un intruso. Ese repertorio de proteínas en los erizos podría proporcionar nuevos instrumentos en la lucha contra muchas enfermedades infecciosas.




  • Los erizos también tienen una enorme capacidad para enfrentar amenazas químicas en su ambiente mediante una batería de genes que pueden captar y eliminar esas amenazas. Sin esta reacción, los agentes químicos como los metales pesados, pueden causar un envejecimiento precoz, enfermedades y muerte, por lo cual sería muy valioso aprender cómo los erizos se defienden de ellos. Además, disponen de genes asociados a muchas enfermedades humanas, como la distrofia muscular y la enfermedad de Huntington, y también los asociados al gusto, olfato, oído y equilibrio.
  • Y estos animales sin ojos pueden ver o, al menos, distinguen la luz. ¿Cómo? A través de sus patas. Los científicos han hallado genes asociados a la visión que se activan en esa parte de su cuerpo, unos insignificantes «tubos» que les ayudan a moverse y alimentarse. Gary Wessel, de la Universidad de Brown y miembro del Consorcio de Secuenciación del Genoma del erizo marino, aseguró que «llevo 31 años mirando a estos organismos y ahora sé que me estaban viendo».

La linterna de Aristóteles y los erizos de mar

Los erizos de mar, son criaturas muy extrañas para quien esté acostumbrado a ver animales terrestres, y en espacial mamíferos. Son como pequeñas bolas plagadas de espinas, si los vemos por fuera. No tienen brazos, ni aletas, ni cabeza, ni cerebro. Son criaturas que existen en el mundo desde hace 400 millones de años.

Tienen un esqueleto, pero no vertebrado como el nuestro, sino que está compuesto muchas placas calcáreas unidas entre sí que se ubican debajo de la piel, sobre el cual se articulan las púas, que son móviles.




Pero lo más llamativo de los erizos es su aparato digestivo. “¿Y Aristóteles para cuando?”, gritó un lector. Ahí viene. Justamente parte de ese aparato digestivo se llama la linterna de Aristóteles. “¿Por qué?”, preguntó otro lector. Ya les cuento luego de que puedan comprender cómo es ese aparato digestivo, y qué tiene de raro.

Los erizos de mar tienen un rostro, que es la parte de abajo. Allí tienen la boca, y en algunas especies también el ano, todo junto. Es la parte exterior del aparato digestivo, que dentro del animal forma un gran estómago.

Pero allí dentro, cerca de la boca, se ve una estructura esquelética y muscular compleja que es lo que se llama linterna de Aristóteles. La forman cinco dientes y el esqueleto que junto con los músculos le dan soporte. ¿Para qué la usan? Para raspar rocas y así poder comerse las algas que están pegadas a ellas. También pueden despedazar su alimento en fragmentos pequeños.

Pero eso no es todo, la linterna de Aristóteles también puede usarse para excavar refugios en sustratos duros, o incluso también la utilizan para trepar por la superficie del fondo marino.

¿Y qué tiene que ver Aristóteles? Fue quien descubrió ese sistema. Hace unos 2380 años, este filósofo griego también escribió un libro sobre biología llamado Historia Animalium o la Historia de los animales. Allí describe detalladamente el sistema digestivo de un erizo de mar, y lo compara con una linterna de cuerno.

¿Que es eso? Por aquellos tiempos, el 330 antes de Cristo, se utilizaban unas linternas de planta rectangular donde se apoyaba la vela, pero estaban rodeadas por placas de cuerno, que evitaban que el viento apagase la vela, y al ser semitransparentes dejaban pasar la luz.

Paras que no se queden con las ganas aquí les dejo una ilustración clara de cómo es una linterna de Aristóteles. Abajo de todo un video, no se lo pierdan (en inglés).