Mercurio en el pescado: un problema serio 

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El mercurio que contamina el agua va a parar al pescado y marisco que comemos. Un análisis de OCU confirma los resultados ya conocidos: los pescados grandes y predadores, como el pez espada y el atún rojo, acumulan más mercurio que los más pequeños. Para prevenir riesgos, procura variar el tipo de pescado en tus menús y dejar las especies más contaminadas solo para de vez en cuando.

Mercurio en el pescado: un problema serio

El pescado es imprescindible para una alimentación equilibrada. Una dieta que contenga pescados y mariscos contribuirá a mantener nuestra salud cardiovascular. Además, es básico para el desarrollo embrionario y el buen crecimiento de los niños. El pescado aporta proteínas de alto valor biológico, vitaminas A, D y B12, yodo y selenio.

Es indiscutible que el pescado es indispensable en la dieta, pero no lo es menos que la clave está en la variedad. Hay que alternar el tipo de pescados que comemos (marisco, pescado blanco, pescado azul…) y algunos colectivos más sensibles a los efectos del metal pesado deben evitar el consumo de algunos pescados.

Intoxicación Atún

¿Cuánto pescado podemos consumir?

Las recomendaciones de AESAN son un poco diferentes según el grupo de población a quien vayan dirigidas. Las más restrictivas son para los colectivos más vulnerables: mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y niños pequeños.

Grupo de poblaciónEspecies con alto contenido en mercurioEspecies con contenido medio o bajo
Mujeres embarazadas o en lactanciaNo consumir3-4 raciones semana *
Niños de 0 a 10 añosNo consumir3-4 raciones semana *
Niños de 10 a 14 añosLimitar consumo a 120 g /mes3-4 raciones semana *
Población general3-4 raciones semana*

Procurando alternar siempre especies de pescado blanco y azul.

  • En general, conviene escoger preferiblemente pescados menos proclives a la contaminación con mercurio, especialmente peces de talla pequeña, no predadores.
  • Los peces grandes que se comen a los chicos (predadores) y que viven más años son los que acumulan más cantidad de mercurio.
  • Los adultos sanos no deberían abusar de los peces predadores, como el atún rojo, el pez espada, el emperador o algunos tiburones como la tintorera o el marrajo, que pueden contener altos niveles del peligroso metilmercurio. Es importante alternar esos pescados con otros menos contaminados: dorada, sardinas, lenguado, trucha, salmón…
  • La población más sensible, los niños y las mujeres que deseen quedarse embarazadas, ya lo estén o se encuentren en periodo de lactancia no deberían comer pescados grandes, como el pez espada, las distintas especies de tiburón o el atún rojo.

¿Qué pescados tienen más mercurio?

Los resultados del estudio de OCU están alineados con la clasificación de AESAN sobre contenido de mercurio. En esta clasificación, se enumeran las especies de pescado con más mercurio, y también las que tienen un contenido bajo. Se consideran con contenido medio todas las especies no incluidas en las listas de contenido bajo o elevado de mercurio.

CONTENIDO DE MERCURIO EN PESCADOS Y MARISCO
Contenido bajoContenido elevado
AbadejoPez espada /Emperador
Anchoa/boquerónAtún rojo (Thunnus thynnus)
ArenqueTiburón
BacalaoCazón
BacaladillaMarrajo
BerberechoMielgas
CaballaPintarroja
CalamarTintorera
CamarónLucio
Cangrejo
Cañadilla
Carbonero/Fogonero
Carpa
Chipirón
Chirla/almeja
Choco/Sepia/Jibia
Cigala
Coquina
Dorada
Espadín
Gamba
Jurel
Langosta
Langostino
Lenguado europeo
Limanda/Lenguadina
Lubina
Mejillón
Merlan
Merluza/Pescadilla
Navaja
Ostión
Palometa
Platija
Pota
Pulpo
Quisquilla
Salmón
Sardina
Sardinela
Sardinopa
Solla
Trucha

* Las demás especies de productos de la pesca no mencionadas específicamente se entenderán con un contenido medio en mercurio.

¿Por qué se contamina el pescado con mercurio?

¿De dónde sale ese mercurio? ¿Qué riesgo entraña y cómo se puede evitar?

El mercurio se libera al medio ambiente a través de procesos naturales y está presente en el suelo, el agua y la atmósfera. El problema es que la actividad humana aporta grandes cantidades de mercurio al medio ambiente a través de la incineración de residuos sólidos, la utilización de combustibles fósiles o el uso en las industrias de este metal. Las plantas y los animales se contaminan con mercurio a través del medio ambiente, y el metal se transfiere y acumula a lo largo de la cadena trófica. En el caso del hombre, el consumo de pescado constituye la mayor fuente de exposición a este contaminante.

El mercurio pasa a los pescados mediante la alimentación, de manera que los peces más depredadores, que también son los más grandes, acumulan mayor cantidad.

¿Qué efectos tiene el mercurio en el organismo?

El grado de toxicidad del mercurio depende de la forma química en la que se encuentre, pues los compuestos del mercurio son más tóxicos que el propio metal. Uno de los compuestos orgánicos, el metilmercurio, es a juicio de la Organización Mundial de la Salud uno de los 6 compuestos químicos más peligrosos presentes en el medio ambiente.

El mercurio puede inducir efectos tóxicos en algunos órganos y sistemas, como el nervioso, los riñones, el hígado y los órganos reproductivos, pero el más peligroso es el neurotóxico: sus efectos sobre el desarrollo neuronal están considerados el problema de mayor relevancia, y el período de exposición durante el embarazo, el más sensible.

Hace años que la Comisión Europea y los Estados miembros acordaron que era necesario hacer recomendaciones de consumo de pescados al grupo de población sensible a este metal pesado.

RECOMENDACIONES DE CONSUMO DE PESCADO DE AESAN

Mercurio en pescado

Pescado sí, pero con variedad

El pescado es un alimento esencial en una dieta completa y equilibrada: en su haber tiene muchas ventajas:

  • Aporta energía.
  • Es una fuente de proteínas de alto valor biológico.
  • Contribuye a la ingesta de nutrientes esenciales como el yodo, el selenio, el calcio y las vitaminas A y D.
  • Proporciona ácidos grasos omega 3 y pocos ácidos grasos saturados.

No lo elimines de tu dieta, simplemente trata de prevenir riesgos siguiendo una alimentación variada, combinando en tus menús diferentes especies y consumiendo las especies más contaminadas solo de vez en cuando.


Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •