Priego de Córdoba y sus aldeas. Córdoba

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La ciudad de Priego, es una de las más señoriales y hermosas de Andalucía. Es llamada “Ciudad del agua” por la multitud de manantiales que brotan en su entorno y “Joya del Barroco Cordobés” por el número de construcciones de estilo barroco que posee.

La Fuente del Rey, la de la Salud, La Iglesia de las Angustias, el convento de San Francisco, La Iglesia de San Pedro, el convento de San Juan de Dios y la Ermita de la Aurora son muestras de ello.
En la zona más elevada se encuentra el casco antiguo de Priego. Aquí es donde se levantó el sistema defensivo del Castillo, del cual se conservan unos lienzos y tres torres. Arcos de herradura y capiteles mudéjares hablan del importante legado andalusí de este conjunto.
Al lado se extiende el Barrio de la Villa, un conjunto de calles empedradas en las que se dan cita plazas recoletas, fachadas encaladas y callejones estrechos.
La ruta por el arte barroco de Priego puede comenzar en la Parroquia Mayor de la Asunción, donde los rasgos góticos-mudéjares del exterior se convierten en trabajos de madera y yesería barrocas en el interior. Una de sus joyas artísticas es la capilla del Sagrario, empezada a construir en el siglo XVIII. Otro buen ejemplo es la iglesia de la Aurora. El camarín, la portada, las yeserías y los mármoles son sus atractivos principales.

Priego cuenta con 21 aldeas y varios diseminados cuyo origen obedece a la necesidad de ubicar la vivienda en el mismo lugar donde se tenían los modos de subsistencia. Son poblaciones que no suelen superan el millar de habitantes y que vienen a confirmar una economía basada en el olivar y en las que la arquitectura común más significativa son grandes casas blancas, típicas del entorno andaluz rural con voluminosos patios. En la actualidad, son el reducto de usos y costumbres tradicionales, amparo de artesanía y arquitectura popular

En cuanto a la gastronomía de Priego el Relleno de Carnaval destaca entre todos por su antigüedad. En Semana Santa, son típicas las Albóndigas, el Potaje de Semana Santa y el Hornazo. En cuanto a la repostería, destaca el Cuajado de Almendra, el Turrolate, las Empanadillas de Sidra o Almíbar de Batata, Las Gachas de Café, de Huevo y de Mosto, Los Pestiños y la Carne de Membrillo.

Vídeos de Córdoba que merece la pena ver







Los nueve mandamientos del salmorejo y otro platos típicos cordobeses.


Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •