El pan tradicional de Burguillos. Sevilla

Ya conocemos las excelencias del pan elaborado de manera artesanal. Así que les vamos a dar unos consejos para su mejor conservación: Cuantas menos aditivos tenga el pan y más natural sea su proceso de elaboración, más tiempo durará en buenas condiciones ya que los procesos enzimáticos de un pan que ha sido elaborado con harina, agua, sal, levadura y tiempo hacen que sea más duradero y también más fácil de digerir.




La hogaza es sin duda el formato más agradecido para conservarse; una buena hogaza puede durar una semana en buenas condiciones. Si lo envolvemos en un paño de algodón o lino limpio, nos lo agradecerá conservando la miga tierna y la corteza crujiente.

Guardarlo en un lugar fresco, seco y protegido de la luz es básico, siempre que este sitio no sea la nevera.
Congelar el pan es una estupenda manera de conservarlo en las mejores condiciones, pero cuanto más protegido esté, mejor. Así evitaremos que las bajas temperaturas lo quemen y se quede seco y con mal sabor.

También ayuda congelar el pan en el formato en el que lo vamos a consumir. Por ejemplo, si es una barra para hacer bocadillos, cortarla en trozos del tamaño deseado: se descongelará antes y evitaremos sobras innecesarias. Las rebanadas son perfectas para ir del congelador a la tostadora: si se separan un poco con las manos antes de ir al frío evitaremos que se peguen entre ellas. Esto es especialmente útil en panes densos y de miga húmeda, como el de centeno, que puede convertirse en un bloque difícil de separar una vez congelado.

http://panburguillos.es/

 

También te puede interesar