Los 15 pueblos de Andalucía con los nombres más curiosos

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Es bien conocido el arte andaluz en todos los sentidos: la danza, la gastronomía, la arquitectura… Aun así, si por algo destaca la comunidad de Andalucía es por su gracia a la hora de hablar, para referirse a personas, lugares o meros objetos inactivos. Ya en la época contemporánea el territorio del sur de España posee establecimientos con los títulos más originales del país: el Sushibar Kiyo, La Copilla Sixtina, el Bar Sin Nombre o En la espero te esquina en Sevilla; el restaurante Terepizza en Almería; el bar El Gimnasio en Granada o el Menocdonald en Cádiz. Estos son ejemplos de la capacidad de las personas de esta comunidad autónoma para idear nombres con ingenio y, por supuesto, crearlos para que sean difíciles de olvidar.

 

Fotografía de joseantonioantolin.wordpress.com

Fotografía de foursquare.com




Pero este don no es algo que haya surgido precisamente en la actualidad. Es una característica presente en el territorio desde hace muchos años, teniendo en cuenta que ya en la antigüedad la comunidad andaluza tenía imaginación para bautizar los lugares con los topónimos más originales. Aun así, en algunas ocasiones sus aldeas de títulos curiosos los recibieron por herencia de otras culturas. A continuación presentamos los 15 pueblos de Andalucía con los nombres más ingeniosos, y un poquito de su historia:

 

  • Espera, en Cádiz

 

 

 

La localidad de Espera forma parte de la ruta de los pueblos blancos, y ha sido habitada desde la antigüedad. En la caída del Reino de Granada, la ciudadanía espereña comenzó a construir sus hogares en los territorios más llanos, creando lo que es el actual emplazamiento del pueblo. En el siglo XVI, ya en paz después de los asentamientos romano y visigodo, los habitantes emprendieron demandas para hacer valer sus derechos, pero la llegada del siglo XX significó la emigración para muchas familias que decidieron marchar en busca de mejores condiciones económicas. Hoy Espera vive dedicada al cultivo de la tierra: especialmente cereales, remolacha y girasol. Además, el turismo rural actualmente constituye una importante alternativa para el desarrollo de la economía local.

 

  • Matagorda, en Almería

Matagorda es una pedanía, un territorio con autonomía de gobierno, del municipio de El Ejido en la provincia de Almería. Hay una teoría que explica que ésta debe su nombre a una mata del territorio, la cual fue avistada por dos agricultores, los cuales al concebirla como excesivamente ancha la llamaron Matagorda: una mata gorda. Tanta repercusión tuvo ese nombramiento que a día de hoy ha terminado por llamarse así el pueblo en general. Algo muy curioso es que éste no es el único Matagorda del mundo: existe otro en Texas, en EEUU, y una playa de Lanzarote también se llama así. La población de este territorio es de 2.266 personas y su economía está basada en la agricultura con invernaderos.

 

  • Jódar, en Jaén

 

Jódar está situado en la provincia de Jaén y como dirían sus habitantes: es una ciudad “alegre y dinámica”. Posee una historia muy compleja de más de 5.000 años, algo que se respira a pie de calle. En esta zona se mantienen a flor de piel muchísimas tradiciones como la Semana Santa, la Real Feria de Septiembre o la artesanía del esparto. Algo muy característico de este territorio es la calidad de su aceite de oliva virgen con la denominación de origen Sierra Mágina. Con paisajes sorprendentes, Jódar ofrece a sus visitantes distintos espacios para el ocio, el tiempo libre y el disfrute en sí. Al igual que muchas ciudades de Andalucía, es lugar para la música, el arte flamenco y el folk.




  • La Mojonera, en Almería 

 

El 28 de febrero de 1980 se realizó un referéndum para elegir la autonomía que deseaba la ciudadanía de La Mojonera, y el resultado fue de mayoría absoluta. A día de hoy, esta población cuenta con emblemas históricos de cientos de años: la iglesia, el campanario y el ayundatmiento, por ejemplo. La iglesia de La Mojonera que rinde honor a la Virgen de la Fuensanta, guarda un cuadro pintado por Luis Cañadas. Algo que caracteriza a este pueblo es la fabricación exclusivamente familiar de su repostería y, además, el plato más popular de su gastronomía son las migas, un plato que se prepara sobre todo los días de lluvia: hechas de pan o harina y acompañadas de sardinas, carne, longaniza, tocino o pimientos fritos.

 

  • Guarromán, en Jaén

 

Guarromán es un municipio situado al norte de Jaén. Fue fundado como parte del proyecto de colonización de Sierra Morena, promulgado por el rey Carlos III el 5 de julio de 1767. Sus primeros pobladores fueron por lo general colonos alemanes, y su nombre fue creado a partir de la castellanización del árabe Wadi-r-rumman, que vendría a traducirse como “río de los granados”. Guarromán tiene la curiosa particularidad de tener una feria y unas fiestas populares que no rinden culto a ningún santo, como es frecuente en otras localidades. En este municipio las celebraciones están dedicadas al árbol principal en su actividad agraria: el olivar.

 

  • Venta de Pantalones, en Jaén

 

Venta de Pantalones es una aldea actualmente despoblada, que ha quedado reservada como una hermosa zona de veraneo. Algo admirable de esta tierra son las transparentes aguas de su río: un verdadero regalo para aquellas personas que aman salir de acampada y se hospedan durante semanas en las alamedas de los alrededores del río, durante los meses de julio y agosto. Por esta zona pasa la Vía Verde del Aceite y, además, Venta de Pantalones posee también un puente romano. A pocos metros de este último está el puente metálico, el cual se construyó en el siglo XIX para el tren del aceite: una autentica obra de arquitectura, teniendo en cuenta que en ese momento fue considerado uno de los más largos del país.

 

  • Tocina, en Sevilla

Tocina es un municipio de la provincia de Sevilla cuya economía se basa principalmente en la agricultura: el melocotón, la naranja, el maíz y el algodón. En este pueblo juegan un papel muy importante los dos almacenes de frutas de la zona, los cuales se encargan de clasificar, empaquetar y distribuir los productos de las explotaciones locales. En Tocina los sectores secundario y terciario juegan papeles de soporte en la manutención de la economía de la localidad. Aunque no lo parezca, la estación de cercanías Los Rosales hace muy rápida su comunicación con la capital, y es usada a diario por multitud de estudiantes y trabajadores que viajan al núcleo urbano de Sevilla.

 

  • Buenas noches, en Málaga

A poca distancia de una playa aislada que todavía hoy conserva su belleza natural, Buenas Noches posee dos parques acuáticos, uno en Costa Mijas y otro en Torremolinos. Uno de los mejores paseos de esta localidad es visitar Gibraltar. Para las personas más aventureras, existe un paseo de un día de duración hasta Marruecos a bordo de un ferri de gran velocidad. En este acogedor territorio malagueño hay al menos 40 campos de golf a lo largo de la costa. Los más cercanos son los de Estepona y Duquesa, situados a menos de cinco minutos en coche. En la actualidad no hay ninguna explicación demostrada sobre el origen de este topónimo, pero podríamos presuponer, quizá, que se debe a su localización costera que crea un ambiente tranquilo y relajante.

 

  • Peligros, en Granada

Según algunos historiadores, el término Peligros proviene del latín: concretamente de la palabra “Periculum” que los romanos utilizaban para decir “peligro” en singular. Ha sido el paso del tiempo el que ha ido transformando esa nomenclatura lentamente hasta convertirla en la actual Peligros. Una de las teorías sobre el origen de esta concepción de la localidad se basa en un lago que existiría en la zona, también en época romana: “Palus-Paludis” sería entonces como se conocería al municipio en aquellos tiempos. Este concepto significa literalmente “lago estancado y peligroso”, algo que tal vez pudo ir derivándose hasta constituir el topónimo Peligros que se ha asentado hasta la actualidad.




  • Meadero de la Reina, en Cádiz

En el transcurso del camino de San Fernando a Puerto Real, cualquier persona se asombra al topar con el conglomerado de residencias que se titula orgullosamente El Meadero de la Reina. Una de las teorías sobre el origen de este nombre es que la Reina Isabel II, un 3 de octubre de 1862, a la vuelta de un despesque se sintió indispuesta. Por este motivo y al verse apresurada, pidió al carruaje que parase para aliviar sus necesidades. Desde entonces y gracias al pintoresco suceso, el lugar pasó a denominarse El Meadero de la Reina, después de haberse llamado anteriormente El descansadero de la venta caída. Hay que admitir, aun así, que su nombre previo también es algo curioso.

 

  • Murtas, en Granada

Murtas es una localidad de la falda del Cerrajón, donde hay dos cuevas cuya visita resulta muy interesante tanto para residentes como para visitantes: La Gotera y La Vieja, que abastece al municipio de agua potable. La ciudadanía murteña conserva un afición espectacular por los llamados trovos: una tradición musical muy extendida en la Alpujarra. Se trata de quintillas, es decir, estrofas de cinco versos normalmente octosílabos, que se cantan en compañía de algún instrumento de cuerda. Los trovos suelen caracterizarse por letras sarcasticas y, sobre todo, por una improvisación y rapidez admirables ante las respuestas de otros trovadores. A día de hoy existen competiciones de este arte tan pintoresco.

 

  • Guarros, en Almería 

Baños de Santiago, una localidad también conocida como Guarros, es una pedanía española perteneciente al municipio de Paterna del Río, en la provincia de Almería. La aldea se encuentra a unos cinco kilómetros de Paterna, y destaca por sus aguas minero-medicinales gaseosas, o más simplemente: ricas en hierro. El hierro es un mineral muy común en la superficie de la tierra y a medida que el agua de la lluvia se filtra por las piedras del suelo, ésta puede disolverlo y transportarlo hacia el agua subterránea, la cual buscará un corriente por donde salir. Estas aguas son recomendadas para el tratamiento de enfermedades de la piel, teniendo en cuenta que este mineral tiene propiedades rejuvenecedoras y tonificantes que, por supuesto, mejoran la apariencia física.

 

  • Valdezorras, en Sevilla

Valdezorras es un barrio de la periferia del núcleo principal de la ciudad de Sevilla. La zona empezó a poblarse en 1940 por las familias de los presos políticos de la dictadura franquista, los cuales construían el canal del Bajo Guadalquivir conocido popularmente como Canal de los Presos. Uno de los datos más característicos de Valdezorras, es que en 1972 el barrio seguía sin acometida de aguas: el vecindario hacía cola en un camión cisterna, cargado con cubos para suministrarse de agua suficiente para todo el día. Las tuberías fueron instaladas a lo largo de los años 70 y, curiosamente, aunque no había vigilancia de la policía municipal en la zona, jamás tuvo muchos problemas de seguridad ciudadana.

 

 

  • Salsipuedes, en Córdoba

Como siempre, hay variedad de teorías sobre el origen del nombre de este pueblo. Éste está situado a unos 53 kilómetros de la capital cordobesa, y una versión de todas las justificaciones disponibles explica la historia de un hombre, quien tiró al río al secuestrador de su esposa y le gritó: “Sal si puedes”. Otra teoría muy consolidada entre la ciudadanía se basa en que uno de sus colonizadores solía repetir a las personas de la comunidad que “salieran si podían” de ese lugar tan bonito. Hasta la BBC ha llegado a nombrar Salsipuedes en uno de sus informes sobre los pueblos con nombres más curiosos del mundo.

 

  • Cabezas Rubias, en Huelva 

 

 

 

Cabezas Rubias se ha visto siempre muy caracterizada por una intensa actividad minera, además de la ganadería y la agricultura. De esta tierra destacan sus carnes de caza, las calderetas de cordero y los potajes de gurumelo. Este último es muy apreciado, y entorno a él circulan y se desarrollan demás recetas gastronómicas. Las poleas, los piononos y el gañote son, por supuesto, conocidos y respetados como los dulces más típicos y tradicionales de esta localidad, así como la artesanía de la caña con la que se fabrican sus cestos, es otro de sus atractivos.

 

 




También te puede interesar





Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •