Los 10 mejores antibióticos naturales para tu salud

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los antibióticos son la primera medicina que encontramos en cualquier boticario casero. Si bien es cierto que nos ayudan a combatir procesos infecciosos o bacterianos, su uso se nos ha ido de las manos.

Estos medicamentos solo debe ser consumidos cuando el médico lo considere necesario. Esto es debido al potente efecto que tienen en nuestro organismo y sus efectos secundarios. No obstante, muchas personas se automedican sin tener en cuenta los daños colaterales que esto puede suponer.

Las causas adversas más comunes son la alteración de la flora bacteriana y la bajada de defensas. Pero, además, mientras más consumamos este tipo de fármacos, menos efecto nos harán a la larga.




Por todo esto, los antibióticos naturales están tomando cada vez más importancia para la prevención de afecciones víricas o bacterianas. Eso sí, debemos siempre consultar a nuestro médico cuando nos sintamos mal, pues, aunque los antibióticos que presentamos sean naturales, necesitarás siempre la supervisión de un profesional.

Ajo

Uno de los productos con más beneficios para nuestra salud. Podremos encontrarlo en cualquier tienda de alimentación y es muy sano.

El ajo disminuye la presión arterial, protege el corazón y es perfecto para las heridas e infecciones de piel. Asimismo, es muy útil para los problemas en encías y dientes y favorece la eliminación de parásitos intestinales.

Además de todo esto, este maravilloso superalimento tiene propiedades analgésicas… un remedio natural de diez.

Jengibre

En ensaladas, sopas, tés… este alimento parece estar de moda; y no es de extrañar porque aporta un sinfín de beneficios al cuerpo humano. El jengibre es genial para tratar afecciones de garganta, abriendo las vías respiratorias, y favoreciendo que la gripe o la molesta tos, se aplaquen.

Combate las bacterias y hongos y es un potente analgésico y antiinflamatorio.

Romero

La miel de romero es genial para calmar la garganta y aplacar los efectos de los procesos gripales. Es un potente antibiótico antimicrobiano que ayuda a tratar infecciones en el interior y el exterior de nuestro organismo.




Orégano

Es mucho más que una hierba aromática. Funciona muy bien en casos de afecciones respiratorias y posee propiedades antihistamínicas. Además de todo esto, es antiinflamatorio, antibacteriano y fungicida.

También puede consumirse en forma de aceite, por vía oral o aplicándolo en el tejido cutáneo, en caso de herida o infección.

Miel

Un alimento perfecto para endulzar nuestros postres, y para cuidar nuestra salud. Este oro líquido es perfecto para curar la garganta, y hace aún más efecto combinada con el romero o el jengibre.

Calma la tos y suaviza la garganta, pero eso no es todo. La miel es el producto ideal aliviar heridas y quemaduras, y que cicatricen cuanto antes.

Tomillo

Similar al orégano o el romero, es otra de las hierbas que no pueden faltar en nuestra despensa y/o boticario.

El tomillo es genial para cuidar la garganta, y una forma muy efectiva de combatir las infecciones vaginales y bucales. Asimismo, tiene propiedades antiinflamatorias.

Aloe vera

Sus propiedades son conocidas en el mundo entero. Gracias a su uso las quemaduras, solares o no, son mucho más llevables. Es ideal para rebajar el calor del cuerpo y calmar la piel, y tiene un potente efecto cicatrizante.




Seguro que esto lo sabías, pero ¿alguna vez lo has consumido en forma de zumo o batido? En caso de que no lo hayas hecho aún, te vendrá genial para proteger el estómago y combatir ciertas infecciones intestinales.

Cebolla

Seguro que de pequeño, incluso no tan joven, has puesto media cebolla en la mesita de noche en esas horribles noches en las que el catarro no te deja dormir. Este alimento es perfecto para abrir las vías respiratorias y calmar la garganta.

Pero no solo eso, debido al azufre que contiene, la cebolla elimina de forma natural las toxinas que el cuerpo humano necesita expulsar.

Propóleo

Uno de los antibióticos naturales más importantes. El propóleo ayuda al mantenimiento del colágeno y posee potentes propiedades antioxidantes.

El propóleo es extraído, por las abejas, de la corteza de los árboles. Normalmente puede consumirse en forma de miel.

Regaliz

Acostumbramos a tomarlo en forma de golosina, pero no somos conscientes de la ingente cantidad de propiedades que posee. El regaliz es antiinflamatorio, antioxidante y expectorante. Por esto último es perfecto en casos de flema excesiva durante la gripe o el catarro.

Asimismo, estimula el aparato gástrico y potencia la correcta evacuación, por su carácter laxante.




Son muchos los alimentos cotidianos, y no tanto, que pueden emplearse como antibiótico natural. En esta lista recogemos los más sencillos de encontrar, y los que tienen un efecto más potente en cuanto a las afecciones más usuales.

Cabe recordar que no debe abusar de ninguno de ellos, por los efectos secundarios que puedan provocar. Así como que se debe consultar a un especialista en caso de malestar, localizado o general.




Más noticias que te pueden interesar




50 recetas que son patrimonio gastronómico de Andalucía.

24 dulces populares y tradicionales en Andalucía

Las 19 mejores patatas fritas hechas en Andalucía

Los pueblos más bonitos de Andalucía

18 trucos de los supermercados para que la gente compre más

 


Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •