20 sitios donde comer barato en Sevilla

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
    1
    Share

 



 

En estos tiempos que corren no es nada fácil salir a comer a final de mes, cuando la cuenta bancaria ya empieza a tiritar por las facturas que se le acercan a principios del siguiente. Muchas veces queremos darnos el placer de tomar alguna cerveza acompañada de una tapa y unas cuantas amistades, porque al fin y al cabo son los momentos más simples los que marcan la diferencia, pero la cartera parece ponerlo difícil. Por este motivo, te presentamos a continuación los 20 lugares de Sevilla donde puedes ir a final de mes sin tener que arrepentirte luego:

 

  • La Gorda de Las Setas: Plaza de la Encarnación

Hemos decidido empezar este listado con uno de los favoritos en cuanto a relación calidad-precio. Con un nombre tan peculiar, La Gorda de Las Setas se ha convertido en un tesoro para aquellas personas que quieren comer mucho, comer bien y pagar poco. Los precios asequibles y las raciones generosas son las dos principales razones por las que este local se ha ganado un largo listado de clientela fiel. El flamenquín y el solomillo al whisky son sus superventas. En definitiva, se trata de un lugar donde puedes sentirte en casa sin estarlo.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  • El Papelón: Avenida de la Constitucion, 34

Ubicado en una zona tan turística de Sevilla parecería imposible decidirse entre toda la variedad. El Papelón es una taberna muy recomendada, y sobre todo si tu filtro principal es un precio asequible. Además, el local es más que acogedor y el personal que lo lleva pone todo su ímpetu en que cada comensal quede más que satisfecho. Algo a recalcar es su rapidez, así que si tienes prisa o mucha hambre ya sabes dónde acudir. Sus platos estrella son la papa rellena y la carrillera.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  • El Ibérico: Avenida de Pino Montano, Las Almenas Bloque 2 

Este bar es uno de los mejores para comer chacinas a final de mes. Sin duda, se trata de un local que deberías visitar si estás por la zona. Además sus tostas son famosas por su jamón, su pan y su precio. Un bar familiar siempre acoje de un modo especial, pero en El Ibérico te sentirás una persona más de la familia. Algunos clientes lo recomiendan para desayunar, otros para almorzar y otros para cenar… ¿Será que es perfecto en todos los sentidos? Se habla de los posibles mejores montaditos de Sevilla.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  • Los Mercaderes: Calle Álvarez Quintero 9-13

La Casa de los Mercaderes está ubicado en la planta baja del hotel que lleva el mismo nombre. Decorado al estilo contemporáneo y de forma muy elegante, ¡no te asustes! sus precios son de lo más bajos. “Un lugar céntrico con tapas a precio económico y tremendo sabor”, sería la mejor forma de definir este bar con variedad de tapas y raciones a 2€. Según la gran cantidad de personas que quedaron encantadas tras su paso por Los Mercaderes, algunos de sus platos tan sencillos como deleitadores son la ensaladilla, los canutillos de langostinos y la pintada de pollo con cuscús.

Fotografía de minube.com

 



  • Er caserío: Calle Acetres, 7

Simplicidad en todos los sentidos. Así podríamos definir este amado rincón de Sevilla donde la clave no está en qué, sino en cómo. La ensaladilla de toda la vida, la merluza con mayonesa, los higaditos de pollo o el solomillo al whisky son sus recetas más demandadas. Aquí quien viene sabe muy bien lo que pide y sabe que no le va a fallar. Y por si eso no es suficiente, sus precios son exageradamente asequibles: potaje de alubias a 2,50€ o boquerones fritos a 2’80€… Justo lo que necesitábamos.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  • Coloniales: Plaza Cristo de Burgos, 19

Ya hemos mencionado esta taberna más de una vez en esta web, pero es que cuando alguien tiene años de experiencia en algo, hay pocas dudas de que pueda fallar. Los Coloniales raramente está vacío así que para obtener una mesa debes apuntar tu nombre en una pizarra y, claro, esperar, así como se espera para las grandes cosas de la vida. Nos repetimos, sí. Te recordamos también que el salmorejo es una de sus especialidades, pero el pulpo o el solomillo son obligaciones a probar si pasas por ahí. Sin duda se trata de un establecimiento muy casero, fiel a sus raíces y, ante todo, a sus clientes.

Fotografía de yelp.es

 

  • Cocome: Calle Tarifa, 4

Llegados a este punto nos apetecía variar, así que procedimos a hablarte de Cocome. Aquí la gastronomía se centra en la frescura, y además prometen ofrecer comida saludable. Por supuesto, la cocina andaluza tradicional ya es de las más saludables, pero en Cocome la comida saludable se refiere más a comida ligera con gran aporte nutricional. En este establecimiento puedes crear tu propio wrap, bocata, sándwich o ensalada, además de escoger el dip que más te apetezca. Por si no te parece suficiente, su variedad de zumos frescos te hace la boca agua. Vamos a ponerte un ejemplo: el popeye bananut lleva espinacas, plátano, mora, leche de avellanas y sirope de agave…

Fotografía de tripadvisor.es

 



  • Bar Alfalfa: Calle Candilejo, 1

No podía faltar en esta lista algún bar que llevara por nombre el barrio donde se asienta. Aun así, no es por el nombre sino por su especial dedicación en la elaboración de sus platos que, por supuesto, el Bar Alfalfa tenía que estar en este listado. Caracterizado también por sus cántaros y taburetes de madera, se trata de un local pequeño que ofrece una selección de tapas inspiradas en varias nacionalidades diferentes. La cocinera turca Asime Ozozer experimenta con comida italiana, francesa… Pero jamás pasa por alto la andaluza. Quien ha pasado por ahí no duda en recomendar la brusqueta andaluza. El propio nombre ya nos da a entender que se trata de un plato de fusión italiana y española. ¡Interesante! En definitiva, una experiencia que no te puedes perder.

Fotografía de tripwolf.com

 

  • Bar Europa: Calle Siete Revueltas, 35

En la Alfalfa podemos encontrar algunos de los bares más antiguos de Sevilla y Bar Europa es uno de ellos. Abierto desde 1922 y situado muy cerca de la Plaza del Pan, este rincón todavía guarda el estilo de una cafetería de principios del siglo XX. Pero no solamente la estética: azulejos, lámparas y la mismísima barra de caoba datan de esa época. Sí es cierto que fue reformado a finales de los 90, pero varias partes del Bar Europa se mantuvieron impolutas. A diferencia de la mayoría de los bares que hemos comentado más arriba, éste se caracteriza por su tranquilidad y no olvidemos que se trata de un local sevillano, por lo que en su selección de tapas no faltan el salmorejo, las croquetas de jamón ibérico ni los huevos fritos. El Bar Europa consiguió el Premio a la mejor tapa innovadora en 2006, de modo que está comprobado su esfuerzo a la hora de elaborar en cocina.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  • Bar Estrella: Calle Estrella, 3

Tal y como dice su nombre, este establecimiento es una de las estrellas del barrio y una de las paradas obligatorias en la ruta de tapeo. Abierto desde 1939, todavía guarda consigo la pureza especial de una taberna de Sevilla. Ofrece a sus visitantes una experiencia gastronómica alrededor de una original decoración flamenca, junto con su selección vanguardista y tradicional de platos sevillanos. Un consejo del que deberías tomar nota es que el Bar Estrella es precisamente famoso en la zona, por lo que si te apetece disfrutar de un rato inolvidable ahí no lo pienses por demasiado tiempo. La cocina no cierra en todo el día y las raciones son generosas. Es obligatorio probar las croquetas de queso de cabra, la moussaka de verduras o la crêpe de tres pisosLo dicen las mejores críticas.

Fotografía de barestrellasevilla.com

 

  • La Maceta: Calle Virgen de Loreto, 19

Situada en Los Remedios, esta cervecería lleva abierta desde 1976 y todavía hoy sigue siendo considerada uno de los mejores lugares donde comer por todo lo alto. Su variedad de comida se sitúa en el universo de la comida tradicional andaluza: pringá casera, salmorejo con bacalao, flamenquín… De modo que si no quieres equivocarte, aquí no tendrás nada que temer. Lo máximo que puedes llegar a pagar por una tapa son 3 euros, y 8 por un plato entero.

Fotografía de tripadvisor.es

 



  • Bodeguita Antonio Romero: Calle Antonia Díaz, 19

Como ella hay 4, y no precisamente porque le haya salido competencia. Eso es imposible. En Sevilla hay 4 Bodeguitas Antonio Romero en total: Origen (c/Antonia Díaz 19), Gamazo (c/Gamazo, 16), Reyes (c/Antonia Díaz, 5) y Arfe (c/Arfe nº 32). Las 4 están al pie del cañón, así que es dudable que no te encante cuando pruebes un tapeo ahí. Al ser una bodega los precios son ligeramente más altos que los de un bar, pero igualmente van a juego con la calidad que ofrecen. Te enamorarán los buñuelos de roquefort, las pavías de bacalao o el calabacín relleno.

Fotografía de loquecomadonmanuel.com

 

  • Patio de San Eloy: Calle San Eloy, 9

Igual que las Bodeguitas Antonio Romero, el Patio de San Eloy tiene más de un par de clones repartidos por Sevilla: 13 en total. Todos ellos representan la tradición de las tapas, el vino y la cerveza. Ellos mismos se definen como un lugar de culto para la gente que adora la cultura andaluza… Y no podríamos estar más de acuerdo. Ofrecen a su clientela una amplia variedad de montaditos y tapas frías, de las cuales debemos subrayar el salpicón de marisco, el tomate aliñado y la tarta de huevas.

Fotografía de vamonosdetapas.com

 

  • No Piqui: Alameda de Hércules, 58

No tan extensamente como los dos últimos locales mencionados, pero el No Piqui también se ha reproducido. Con un establecimiento el La Alameda y otro en Tomares, se ha convertido en una zona de confort de la que los amantes de la comida verde no quieren salir. Igual que el Cocome, No Piqui también te da la oportunidad de crear tu propia ensalada, pero también tu hamburguesa. En este caso incluso se especifica qué nutrientes estás añadiendo a tu creación: hidratos y fibra, vitaminas y minerales, proteínas, calcio y fósforo… Pero si a final de mes ya estás agotado y no te apetece pensar, hay una extensa lista de sugerencias de hamburguesas, pizzas caseras, panzerottis rellenos y focaccias que en fin… Déjanos decirte: la hamburguesa hakuna cheese burguer suena fenomenal.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  • La Auténtica: Calle Felipe II, 6

Si se llama así, por algo será. Una de las características principales de La Auténtica (además de su riquísima comida y sus porciones generosas) es su ambiente: siempre avivado. Este establecimiento no está especializado en una clase de cocina por sí sola, sino que sirve variedad y por eso encanta: nachos con guacamole, pizzetas, hamburguesas… La cantidad de clientela fija que La Auténtica se ha ganado con su especial trato hacia cada uno de sus comensales solamente nos da un dato clarísimo: aquí tu experiencia les importa, y por eso ponen todo su esfuerzo en hacerla inolvidable.

Fotografía de es.restaurantguru.com

 

  • El Porvenir: Plaza Vicente Aleixandre, 20

Un lugar muy recomendable para una cerveza veraniega y barata. El Porvenir se ha ganado un sitio en este listado de los 20 sitios donde comer en Sevilla a final de mes, y es precisamente porque además de ser una taberna accesible para todas las carteras, la cerveza está bien fría y la cocina no cierra hasta las 12 de la noche. De esta forma, esos fines de semana en los que quieres cenar y no te apetece hacer colas eternas, ir al Porvenir un poquito más tarde de lo normal podría ser una buena estrategia: buen sabor, buen lugar y a buen precio. Las berenjenas con miel de caña y la merluza rellena de salmón te harán volver.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  • Piano Piano: Calle Almirante Lobo, 5

En algún momento tenía que aparecer un restaurante italiano. En pleno centro de Sevilla, con vistas a la Torre del Oro y de las mejores pizzas y pastas de la ciudad. La bresaola lleva rúcula, tomate cherry y queso parmesano pero, por si eso no te parece suficiente, queremos decirte que el precio (para una pizzería de calidad) está muy muy bien. En Piano Piano pueden comer dos personas por un promedio de 30 euros, lo cual es genial. Ingredientes frescos, masa fina que no haga la comida demasiado pesada y buenas vistas: sano para tu mente y para tu cartera.

Fotografía de tripadvisor.es

 



  • La Buhaira: Calle Enramadilla, 14

Ahí donde se sirven los mejores desayunos de la zona: La cervecería La Buhaira. Cafés, zumos frescos elaborados delante de ti, barritas de pan blanco o integral, con tomate en rodajas o triturado y variedad de embutidos. La comida es alarmantemente barata, y este es el motivo principal por el que debes planear una visita aquí con antelación. Ve con tiempo… La Buhaira tiene mucha demanda y a final de mes hay muchas personas en tu misma situación económica que quieren liberar tensiones.

Fotografía de es.foursquare.com

 

  • El Rincón del Tito: Calle Escuelas Pías, 10

Cuando quieras estar en familia fuera de casa, a partir de ahora ya sabrás dónde refugiarte. El Rincón del Tito se ha convertido en una obligación para quienes no residen en Sevilla pero la visitan de tanto en cuanto. Serán sus precios, que en relación con la calidad del producto no están nada mal, pero más sinceramente creemos que el secreto de su fama está en la honestidad que transmite este local. El flamenquín de espinacas y cabrales o el patamulo, junto con el trato de quien te lo sirva, te darán a entender esa honestidad de la que te hablamos.

Fotografía de tripadvisor.es

 

 



También te puede interesar




Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
    1
    Share
  •  
  •  
  •  
  •