Las 21 mejores cervecerías de Sevilla: la guía definitiva

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  



Admitámoslo: la cerveza y el vino en Andalucía son una religión y el momento de tomarla tiene que cumplir algunos requisitos para ser perfecto. Para empezar, cualquier bebida con una tapa casera siempre sabe mejor. Además, si es en compañía de las mejores amistades el sabor parece obtener un plus. Pero si el ambiente del entorno ayuda a avivar la situación, entonces el local donde decidamos pasar este momento juega un papel crucial a la hora de determinar si una experiencia es memorable o no. Por este motivo, te presentamos a continuación la guía definitiva de las 21 mejores cervecerías de Sevilla:

 

  • Casa Coronado: Calle Juan del Castillo, 2

Si leíste nuestro artículo sobre los sitios más recomendables de Santa María la Blanca, este nombre no te será ninguna sorpresa. Casa Coronado, es el punto de reunión de las gentes cerveceras de este barrio de Sevilla y sigue triunfando todavía más a medida que pasa el tiempo. En este caso no se sirve comida más allá de los cacahuetes y altramuces, pero es el ritual que se lleva a cabo al tirar la cerveza que le da un sabor espectacular. Definitivamente un rincón de Sevilla donde pasar un buen rato, en un lugar donde la cerveza es la principal protagonista.

Fotografía de es.foursquare.com/

 

  • Un poquito: Calle Numa, 55

Situada en Montequito, esta cervecería se aleja del Casco Antiguo y no se sitúa en el centro de Sevilla como la gran mayoría de las demás. Pero ya lo sabemos: cuando algo vale la pena, la gente acude sin pensarlo dos veces. Así como Casa Coronado no necesita servir comida, Un Poquito no necesita estar en el punto central de la ciudad para triunfar. Aquí sí se sirven tapas y no pocas, teniendo en cuenta que la cantidad de personas que acuden a diario no hacen más que incrementar las visitas de demás gente, y terminan por descubrir el porqué del triunfo de Un Poquito. Sus higaditos de pollo son su superventa… Después de la cerveza, claro.

Fotografía de yelp.es

 

  • El Tremendo: calle San Felipe, 13

Todo en la Cervecería El Tremendo es reducido. San Felipe, su angosta calle donde reside, su espacio interior, apenas 10 metros cuadrados (sí, 10 metros cuadrados), su diminuto servicio y también su pequeñísima barra. ¿Como es posible entonces que este local, además de ser el más popular de Sevilla, sea al mismo tiempo el que más cerveza consume? La clave de todo está en la calidad de su cerveza.

 

  • La Grande: Calle San Jacinto, 39

Habiendo nombrado dos grandes hogares de la cerveza nada más empezar, no podíamos dejar a un lado la cervecería que se mantiene firme aún estando rodeada de constante competencia, en un lugar tan transitado como el corazón de Triana. Más cordialmente conocida como Mariscos Emilio, aquí se disfrutan las cosas con marisco de calidad y demás tapas elaboradas de forma casera. La cruzcampo está presente en todas partes, y será que tienen algo especial en este sitio que le da un sabor peculiar e incopiable.

Fotografía de mariscosemilio.com



  • Las Columnas: Calle Rodrigo Caro, 1

Bien cerca de la catedral y La Giralda de Sevilla está Las Columnas: donde además de tener cerveza fresquísima saben acompañarla con una pringá espectacular. Aquí conocen el secreto de cómo convertir un tapeo improvisado (o no) en algo que tendrá que repetirse por obligación. Las combinaciones son la clave y la autenticidad también, pero eso la clientela más fiel ya lo sabe, por lo que ten en cuenta la hora cuando vayas a echarle un vistazo si quieres encontrar un sitio en la barra.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  • El Tremendo: Calle Previsión, 10

“Típico sitio de cerveceo sevillano”. Así la definen algunas de sus mejores críticas, hablando de esta cervecería como uno de los templos de la cerveza de la ciudad. Se trata de un rinconcito, literalmente, porque sus dimensiones son muy limitadas pero eso le da ese aire tan acogedor, y además consigue que su clientela disfrute de la calle incluso en los días fríos. Un lugar de barrio, de buena vibra y comida: los tacos de bacalao son su tapa más querida.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  • Arturo: Calle Séptimo Día, 12

Ahí donde se reúne la gente jóven siempre habrá alboroto, y en este caso la cervecería Arturo es el lugar de reunión para esas personas. Éste es seguramente el motivo por el cual en hora punta encontrar un lugar aquí es cosa de suertudos, por lo que no deberías pensarlo durante demasiado tiempo si lo que quieres es comer y beber a gusto. Aquí se rigen por la calidad antes que la calidad, así que sus opciones de tapas no son variadas. Pero aquellas escogidas por Arturo son las mejores: gambas frescas, mojama y queso, entre otras. 

Fotografía de tripadvisor.es

 

  • La Cata: Calle Boteros, 28

Aquí uno sabe cuándo entra pero no cuándo va a salir. El propósito de este local es ofrecer variedad, así que el nombre no está puesto al azar: beber y tapear, de eso se trata. Acompañar una cerveza congelada con un montadito de carne mechada es la mejor opción en La Cata. Este sitio tiene un encanto muy original pero no le ha venido dado de la nada. Aquí el trato es siempre amistoso y eso, por supuesto, siembra una semilla en todo aquel que se marcha.

Fotografía de tripadvisor.es



  • La Antigua Bodeguita: Pl. del Salvador, 6

Un lugar de encuentro donde tomar la cervecita de antes de comer o cenar. La Antigua Bodeguita situada en la Plaza del Salvador se ha convertido, con el paso de los años, en un complemento indispensable de la plaza. Ahí es donde se desenvuelve la vida. En los días más soleados de otoño esta Bodeguita gana puntos extra, porque el buen clima, la cerveza fresca, el buen trato y el buen sabor son una combinación tremenda. Hablando de sabor: sus montaditos no van a dejarte indiferente. 

Fotografía de apartamentos-sevillapalace.com

 

  • Maquila: Calle Delgado, 4

En algún momento teníamos que entrar en el maravilloso universo de la cervecería artesanal. Aquí es fácil adentrarse en este mundillo, porque el personal no tiene el menor inconveniente en explicar y recomendar las cervezas. Pero por si no fuera suficiente, su comida ha recibido generosas críticas: el pollo crujiente, solomillo de buey o huevos benedictinos son ejemplos claves para entender de dónde viene la fama de Maquila y, efectivamente, se la han ganado. 

Fotografía de cervezarudimentaria.wordpress.com

 

  • La Jerónima: Calle Jerónimo Hernández, 14

En este caso, aunque La Jerónima cuenta con tres tiradores de cerveza artesanal, no tiene tanta variedad como el anterior. Aun así ofrece a su clientela unas 30 posibilidades de entre las que elegir en cuanto a cerveza embotellada. El ambiente aquí es muy bohemio, seguramente porque quienes llevan la Jerónima llevan también una librería, de modo que se palpa la tranquilidad en el aire. Si no te apetece el alboroto de hora punta ésta es tu mejor opción. Además sus tartas caseras son de lo mejor que vayas a probar jamás.

Fotografía de yelp.es

 

  • Casa Vizcaíno: Calle Feria, 27

Ya hemos llegado a uno de nuestros lugares más curiosos. Aquí no se ha perdido la vieja tradición de la ruta cervecera, por lo que Casa Vizcaíno es una parada indispensable para muchos sevillanos. En este local siempre hay vida. Pero no es solamente la mojama la que acompaña mejor el momento. En este caso, muchas personas optan por cambiar la cerveza por su vermut, lo cual deberías hacer tú también aunque sea por una vez. Aunque ya sabemos cómo funciona esto: siempre hay una segunda, y sobre todo en condiciones como éstas. 

Fotografía de yelp.es

 

  • Casa Paco: Calle Luis Huidobro, 23

Es una lástima que no pueda valorarse Casa Paco con más de cinco estrellas. Definitivamente muchos clientes lo harían. Se trata de un rincón todavía por descubrir para mucha gente, pero ya descubierto para la gran mayoría de la gente de la ciudad porque se trata de un lugar 100% sevillano. No solamente su cerveza ahí está más espectacular de lo que puedas esperarte, sino que la comida que ponen a disposición de su clientela es simplemente inolvidable: la presa ibérica, el foie con salsa de mandarina, chipirones con base de salmorejo… Nada más que añadir.

Fotografía de evillaonline.es



  • La Internacional: Calle Gamazo, 3

Cuando hablamos de cervecerías pueden venirnos muchas de ellas a la cabeza. Pero en este caso, La Internacional no es una cervecería más. Y igual que La Cata, su nombre no viene de la nada: La Internacional tiene disponibles unas 300 cervezas en total. Por este motivo su personal sabe perfectamente qué recomendarte según lo que estés buscando tomar. Precisamente porque se trata de un sitio con cervezas tan variadas, la gente que acude ahí tiene el propósito de probar algo que no haya probado antes, a excepción de los queridos clientes más fieles, y eso le da a esta cervecería un ambiente perfecto.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  • La Flía: Calle Cortijo de las Casillas, 19

Un bar de barrio y muy familiar, con una simplicidad que atrae como un imán: cerveza fría y comida rica, todo a buen precio. Por eso no nos sorprende la cantidad de personas que aman este local, porque muchas veces lo mejor está basarse en la calidad de las cosas. Sus montaditos o sus opciones de tapas de marisco se han convertido en los últimos años en las superventas de su barrio.

Fotografía de yelp.es

 

  • Bar Jota: Calle Luis Montoto, 52

Mantener la cerveza a temperatura gélida ya es difícil, pero hacerlo en pleno verano en una provincia tan calurosa como Sevilla es honorable para aquellos que lo consiguen. En el Nervión está el Bar Jota, especializado en exactamente eso: servir cerveza fría todos los meses del año. También el bacalao seco, uno de sus únicas opciones de comida, tiene grandiosa fama por ser el único, pero el mejor de toda la zona. 

Fotografía de yelp.es

 

  • La Ronda: Ronda de Triana, 14

La mejor forma de definir La Ronda es titulándola como el Oasis en verano, cuando parece imposible encontrar un sitio donde refrescarse. La Cruzcampo está más que fría y sus tapas también, ya que aquí se sirven principalmente tapas frías: gambas, mojama… Y además el horario de cocina es ininterrumpido por lo que si tienes un antojo (de cerveza o camarones) eres más que bienvenido.

Fotografía de tapastriana.com

 

  • La Mar de Fresquita: Calle San Eloy, 42

No encantan las cervecerías que llevan por nombre aquello que mejor las define. En La Mar de Fresquita se cuece el marisco todos los días a medida que se va sacando, de modo que nunca se queda seco y siempre está “fresco”. Gambas, quisquillas de motril, cañaíllas de San Bernardo… La verdad, no podríamos pensar en nada mejor: cerveza recién tirada combinada con marisco de calidad. Así resulta fácil escoger un sitio donde comer.

Fotografía de tripadvisor.es



  • La Linterna Ciega: Calle Regina, 10

Volviendo a adentrarnos en la genialidad de la cervecería artesanal, en La Linterna Ciega cuentan con 3 tiradores y 25 cervezas en botella. Pero no es solamente eso lo que atrae la condensación de clientela: se trata también de su comida. ¿Magret de pato con reducción de vermut? Solamente el nombre ya suena delicioso. Aunque también sirve comida más tradicional con su propia pincelada de personalidad, como por ejemplo las croquetas de pasas y nueces. En La Linterna Ciega ocasionalmente se organizan catas de cerveza, por lo que si te interesa quizá podrías apuntarte.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  • El Quitapesares: Plaza Padre Jerónimo de Córdoba, 3

Tanto su nombre oficial como el que se le ha quedado con el paso del tiempo son geniales. También conocida como El Peregil, esta taberna tan clásica es más que conocida, pero también es bien conocida su cerveza, como su manzanilla o su vino dulce de naranja. A veces el éxito se guarda en la simplicidad y en el arte de convertirla en única. Sus mayores recomendaciones nunca fallan: garbanzos con cola de toro, por ejemplo. Sin duda, un símbolo de la cultura sevillana.

Fotografía de tabernasperegil.com

 

  • Lola Por Dios: Calle Conde de Torrejón, 21

Su ubicación es simplemente perfecta, pero son su cerveza y su comida las que han creado una larga lista de clientes satisfechos que desean repetir la experiencia. La decoración es moderna pero a la vez tradicional (es algo que debes ver con tus propios ojos ya que resulta difícil de explicar), y el ambiente es muy carismático. El tomate relleno es uno de sus platos estrella y, hablando de estrellas, aquí todo ser viviente es bienvenido así que si quieres disfrutar tu cerveza con tu perro no tendrás problema alguno.

Fotografía de tripadvisor.es

 

 



También te puede interesar




Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •