Dónde comer el mejor marisco en Sevilla: nuestras 22 recomendaciones

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  



Toda la vida hemos escuchado los maravillosos beneficios que el marisco puede generar sobre nuestra salud. Su alto contenido en proteínas, vitaminas A, B, D y E o incluso otras dependiendo de qué marisco se consuma, su riqueza en minerales como el yodo, el calcio, el fósforo o el selenio y ácidos grasos como el omega-3… Además de todos estos elementos esenciales para el cuerpo, el marisco tiene una tremenda versatilidad culinaria. De esta forma podemos encontrar innumerables recetas de marisco en el universo de las maravillas de la hostelería, y por este motivo podemos encontrar también innumerables lugares donde comerlo: bares, restaurantes, mercados… A continuación, te presentamos los 22 lugares más recomendados para comer marisco en Sevilla:

 

  • Mariscos Emilio: calle Génova 1

No podíamos empezar este listado de otra forma. Aquí la calidad del producto es indiscutible: ostras y gambas de las mejores de la ciudad. Tenemos que admitir que quien pasa por aquí se va sabiendo que volverá: siempre quedan ganas de más. El establecimiento normalmente está abarrotado y seguramente no es necesario especificar el motivo: ha corrido la voz desde hace mucho tiempo, y por eso se ha convertido en uno de los puntos de encuentro para los marisqueros y las marisqueras de Sevilla.

 

  • Bar Rafa León: calle Manuel Bermudo Barrera, 3

Gambas, coquinas, bogavantes… El último, a la brasa se ha convertido en una de las superventas de este local. Sin duda alguna Rafa León es a día de hoy la visita obligada para aquellas personas amantes del marisco. Y sabemos que no viene al caso en este artículo, pero este bar también es una de las mejores recomendaciones de Sevilla en cuanto a pescaíto frito. En definitiva, si lo que buscas es marisco de primera y una relación calidad-precio excepcional ya sabes a quién acudir.

 

 

  • Monte-Sion: calle Feria, 22

Una de las mejores críticas de Monte-Sion es que se trata de un sitio donde se puede “respirar Andalucía”. Un local rápido y sencillo, barato y agradable. Aquí el interés está en la comida, en su sabor, y en ofrecer calidad a un precio de escándalo. En este local la clientela más fija es la del vecindario, que sabe muy bien dónde darse un capricho que no vaya a costarle caro. Pero el turismo también se ha percatado de este rinconcito, por lo que el ambiente ahí es variado y eso nos aporta un dato importante: cuando algo es bueno, gusta.

 

 

  • Sacamuelas: calle Julio César, 10

En este caso se trata de un restaurante de cocina de autor, por lo que el precio es relativamente más alto que los dos anteriores locales mencionados. No podríamos decir que se trata de un sitio caro ni mucho menos, teniendo en cuenta que al ser cocina elaborada de forma más lenta y que necesita una atención distinta a la gastronomía cotidiana, por supuesto el coste no podría ser el mismo. Así que si lo que te apetece es una cena o almuerzo más cordial con marisco fresco, o tal vez vas acompañado de alguien que tiene otras preferencias, ésta es nuestra recomendación para ti.

 



  • Depikofino: avenida Eduardo Dato, 29

Probablemente uno de los lugares de Sevilla donde se sirve un socarrat de marisco con gambones excepcional. Sabemos que no todo el mundo sabe cómo cocinar las delicias del mar, de modo que es de agradecer que equipos como el de Depikofino tengan una opción tan recomendable en su carta. Además, el arroz parece algo fácil ya que es algo muy presente en la cotidianidad de la ciudadanía, pero en la práctica es mucho más complicado cocinarlo y encima combinarlo con otros alimentos como el marisco, de modo que tiene mérito clavar una receta así.

 

 

  • El Espigón: calle Bogotá, 1

Una de las mejores opciones marineras de la ciudad: El Espigón. Cañaíllas, coquinas… El mismo equipo se autodefine como un lugar que ofrece “mariscos con todo el sabor y la frescura del sur de España”, y no es para menos. Aquí se combina la tradición sevillana con su firma personal, además de ofrecer a su clientela productos de calidad. Así es imposible no comer por todo lo alto porque cuando alguien se esfuerza el resultado está destinado a ser precisamente así: perfecto.

 

  • Más Madera: plaza de Anita, 12

Sin duda alguna, cuando vamos a mencionar uno de los lugares favoritos de Triana donde comer marisco, sin querer ya hemos dicho en voz alta este nombre: Más Madera. Un sitio familiar que los niños también disfrutarán, donde se crea un espacio de cotidianidad muy especial. En este establecimiento tienen un compromiso muy firme respecto a la calidad de sus productos y la honestidad a la hora de venderlos. Además, sus platos de carne también han recibido muy buena puntuación por lo que el marisco no es su único punto fuerte.

  • Jaylu: calle Lopez de Gomara, 19

Ahora sí: un restaurante especializado en marisco. Ensaladilla de cangrejo, picadito de tomate con gambas, salmorejo de gambitas o tartar de gambas, bruño de centollo… No es lo que estamos acostumbrados a consumir cuando se trata de marisco. En Jaylu este universo gastronómico se lleva a otra dimensión, hasta que el marisco es el principal protagonista en cada plato. Se trata de una de las opciones más interesantes de Sevilla.

 



  • Mesón de Sancho: calle Juan Sebastián Elcano, 19

En este lugar, sea cual sea tu preferencia acertarás. Si eres más de marisco podrás probar las gambitas, las almejas a la marinera, una langostita… Pero si eres de carne o te apetece combinar las dos cosas, te recomendamos los filetes o los pinchitos. En el Mesón de Pancho incluso tienen boquerones, calamares… Y de primera calidad. Algunas veces damos por supuesto que cada alimento servido en un bar o restaurante es fresco, pero déjanos decirte que tristemente eso no es siempre así. Por este motivo, en Ocho Sabores nos gusta recalcar a quienes se esfuerzan por ofrecer un buen producto a sus comensales.

  • Casa Palacios en los Bermejales: Avenida del Reino Unido, 1

Si algo es de agradecer en estos tiempos que corren es que un lugar querido no abuse de su éxito, y mantenga sus precios intactos durante ocho años. Suponemos que aquí las coquinas se cocinan a cronómetro, porque su punto de cocción es perfecto. Además, Casa Palacios se mantiene con muchísima vitalidad precisamente por su consistencia: la calidad de su resultado final no cambia, igual que sus ganas de mantenerse en la cima tampoco.

  • La Moneda: calle Almirantazgo, 4

Desde 1991 sirviendo los mejores guisos marineros de la ciudad. La sopa de galeras ha ganado mucha historia y ha ido ganando más y más fama en Sevilla a lo largo de los años. Pero la ensaladilla marinera, las coquinas al vapor, las almejas a la sanluqueña, la tortilla de camarones, el revuelto de ortiguillas, los rollitos de langostino… Y muchísimas más, son las superventas de La Moneda. Y no solamente eso: el pescaíto frito también es una exquisitez aquí.

  • Barbiana: calle Albareda, 11

En Barbiana todo se centra en la cocina tradicional, y ésta utiliza los mejores pescados, carnes y sobre todo (lo que más nos interesa hoy) el mejor marisco. Sus guisos son característicos de la localidad gaditana, y además su selección de mariscos no deja nada que desear: langostinos, gambas, cigalas, bogavantes, almejas gallegas, carabineros, navajas y berberechos también gallegos. Variedad tradicional: sin duda, un lugar donde sentir la cultura gastronómica de la forma más sabrosa.

 



  • Los Rincones del Marqués: 

Ubicado en un palacio del siglo XVIII, este especial rincón gastronómico ofrece a sus comensales la posibilidad de explorar platos de todo el mundo con un toque andaluz. Pero además de su ubicación y del ambiente original, lo que caracteriza a Los Rincones del Marqués es su respeto por los productos de temporada, algo que no pasa por alto a la hora de probar cualquiera de sus creaciones. La ensalada de langostinos es un sencillo ejemplo que puede dar a entender la complejidad de cada plato en este restaurante, aunque suene simple. Sin duda, Los Rincones del Marqués es otro lugar que ofrece un viaje gastronómico con un trato más que hospitalario.

  • Casa Diego: calle Esperanza de Triana, 19

En cuanto pises este lugar tendrás la urgencia de probar las ortiguillas y boquerones al limón. No es para nada sorprendente que Casa Diego esté siempre hasta arriba de comensales, porque tal y como comentaba una clienta satisfecha “al final en la vida todo son los detalles”. Por supuesto, el esfuerzo marca siempre la diferencia y cuando algo lleva tu nombre escrito en el sabor, es que lo estás haciendo perfectamente.

 

  • La Trastienda: calle Alfalfa, 8

Gambas, langostinos, cañaíllas, coquinas, almejas, navajas, berberechos, buey de mar, carabineros… Y un largo etcétera. La Trastienda podría definirse como uno de los paraísos del marisco en Sevilla. Cualquiera de estos ingredientes cocinados con el mayor respeto hacia la gastronomía, combinados con una cerveza bien tirada son la receta definitiva para una experiencia perfecta. Además te recomendamos el patané de Sierra de Sevilla: no te arrepentirás.

 

  • Cañabota: calle José Gestoso, 19

Lo más curioso de este establecimiento es que presenta un mostrador de pescadería justo al entrar al local. Ahí se muestra la variedad de productos con los que se desenvuelve la carta de comida, y eso ya es un detalle. Respecto a las recomendaciones: ostras a la parrilla o chipirones rellenos son dos tesoros de Cañabota que no puedes perderte. Aun así, las carnes de la casa también son una maravilla: el solomillo de ternera polaca o el lomo de Angus de Estados Unidos merecen mucho, muchísimo la pena (o mejor dicho, la alegría).

 



  • Restaurante Mara: calle Céfiro, 7

Quizá este restaurante esté más enfocado a ser una freiduría y no precisamente una marisquería. El caso es que para llegar a la cima ha necesitado servirse del marisco de mayor calidad, de forma que ha podido elaborarlo para poder ofrecer a su clientela un producto de primera que, a día de hoy, sigue recibiendo innumerables y óptimas críticas. Calidad y frescura, mezcladas con ganas y esfuerzo son la fórmula clave para el éxito.

 

  • Restaurante Cambados

Este restaurante gallego es sin duda uno de los mejores de la zona e incluso de la ciudad. Su oferta gastronómica se basa en productos marinos, entre los que destaca el marisco de primera como sus gambas y patas rusas. Mantiene todo lo bueno de su historia mejorado por la renovación, y no existe una terraza mejor en Sevilla. El precio algo superior a la media, pero si analizamos la calidad del producto, lo comprenderemos.

 

  • La Cantina: Mercado de Abastos de la calle Feria, puesto 111

Es cierto: aquí su especialidad es el pescado. Pero precisamente porque su punto más fuerte es la elaboración de paltos que llevan por protagonistas ingredientes del mar, si te gusta el marisco ya sabes dónde puedes ir. Boquerones, acedías, puntillitas, pijotas, salmonetes… Variedad y calidad: no hay forma de que La Cantina del Mercado de Abastos no pueda encantarte.

 

  • Marisquería Pepe: calle Virgen de las Montañas, 10

Sin duda la mejor elaboración de una de las combinaciones estrella (como lo es el tomate con melva) se hace aquí, en la Marisquería Pepe. Además, la ensaladilla de langostinos es lo más demandado de la carta, pero no faltan tampoco delicias como las coquinas de Isla Cristina o las almejas de carril. Es el pequeño hogar para cualquier persona en Sevilla, y eso hoy en día (vista la gran cantidad de opciones disponibles) es complicado.

 

  • Periqui Chico: calle Gustavo Bacarisas, 2

En el punto anterior nos hemos referido a la Marisquería Pepe como “el pequeño hogar”, y quizá debamos rectificarlo porque los hay más menudos. Si se trata de dimensiones, entonces seguramente tenemos que hablar de Periqui Chico como el minúsculo hogar para cualquier persona en Sevilla. Este local ofrece marisco procedente de Huelva: gambas, langostinos, etcétera. Su especialidad es el arroz con bogavante, así que el hecho de ser un diminuto rincón de la ciudad no implica que no sea de los mejores.

 

  • Sacristía Sebastián: calle Virgen de Las Montañas, 17

Teníamos que dejar para el final un restaurante tradicional, donde la materia prima es esencial pero la elaboración es lo más importante. La sopa de marisco, las gambas blancas… Son los principales motivos por los que este local sigue al pie del cañón desde 1988. Poco más podemos añadir para explicar la magnitud de este lugar: servicio atento, ambiente arropador y precio excepcional. Todo esto junto con un producto de primera supone un billete de ida hacia la cima.

 

 



OTROS BARES DE SEVILLA




Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •