Los mejores bares de tapas en Santa María la Blanca

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

20 sitios en Santa María la Blanca que no te van a fallar



Sabemos que el centro de Sevilla es uno de los tres cascos históricos más grandes de Europa. Es además uno de los sitios de la ciudad donde se concentra el mayor atractivo, no solamente por ser una conocida área turística y comercial sino por sus oportunidades gastronómicas. En el centro está Santa María la Blanca, uno de los barrios más avivados a la hora de comer y no es precisamente casualidad. A continuación te explicamos por qué, con esta lista de los 20 sitios donde comer en este barrio que sin duda no te van a fallar:

 

  • La vinería de San Telmo: Paseo Catalina de Ribera, 4

Está claro que en una vinería el vino se toma muy enserio, pero aquí la cultura de esta bebida se convierte en algo muy interesante para aquella gente que no entiende muy bien del tema. En la carta se muestra un breve resumen de cata, de modo que cada persona puede orientarse para escoger el vino que más vaya a gustarle. Así es imposible equivocarse, lo cual convierte esta vinería en una de las favoritas de Santa María La Blanca. Además la comida está muy bien conseguida: sabrosa, económica y novedosa. El pulpo al ajillo o el tataki de salmón son geniales para rematar una buena experiencia.

Fotografía de eltenedor.es

 

  • Calatrava 6: Calle Calatrava, 6

Aquí entramos en lo que vendría a ser la maravilla de la fusión gastronómica. En este restaurante se tiene en cuenta la cocina local, pero se le pone siempre una pincelada extra a modo de firma para que cada plato sea único y no pueda encontrarse en ningún otro lugar. Además, los precios son maravillosamente accesibles, así que no te asustes por el concepto de fusión gastronómica porque el Calatrava 6 está al alcance de toda la ciudadanía. Sus estrellas son el risotto de bacalao y virutas de corazón de atún, el atún rojo de almadraba o el tarantelo al grill. Sin duda: cocina novedosa y a la vez tradicional.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  • You Sushi: Calle Santa María la Blanca, 23

Antes de tomar asiento en este conocido restaurante japonés te darás cuenta de la importancia que tienen los pequeños detalles en You Sushi: decoración de madera, plantas que dan un toque verde muy interesante al salón y paredes rojas que aportan mucha vida al ambiente. Por supuesto, a la hora de cocinar son igual o más detallistas todavía. Aunque no seas alguien que pierde la cabeza por el sushi, aquí hay gran variedad de platos que te aseguramos que no decepcionarán: la ensalada de algas, la sopa miso, el temaki… Pero claro, sushi también y del mejor.

Fotografía de restaurantes.com

 

  • La Decana: Calle Santa María la Blanca, 12

Si te gusta el fútbol y buscas un lugar donde ver un partido importante con cerveza fresca, comida sabrosa y ambiente agradable aquí está tu lugar. Aunque sinceramente, si eres de esa clase de personas probablemente ya conocías La Decana: el hogar de aquella gente amante del color verdiblanco. Como te hemos comentado, es un lugar perfecto para ver un partido y sabemos que eso solemos hacerlo en grupos de amigos y amigas, pero la cantidad de personas no supone un problema en este local, teniendo en cuenta que hasta celebran comuniones y bautizos a un precio muy razonable. De sus mejores platos te recomendamos el atún encebollado, las gambas con gabardina y el pescaíto frito.

Fotografía de yelp.es



  • Filo: Paseo Catalina de Ribera, 5

Es cierto que una sandwichería no es el primer lugar que se te pasa por la cabeza a la hora de pensar un sitio donde comer. Pero el principal motivo por el que Filo está incluido en esta lista es porque llevan el mundo del sándwich a otra dimensión. El Varoufakis, por ejemplo, lleva pollo, berenjena, pepino, queso feta, tomates secos y hummus… Nada que ver con el bikini que te esperabas ¿verdad? Además la decoración del local es de estilo Boho Chic, por lo que no faltan colores en ningún rincón. El horario de cocina es ininterrumpido y sus desayunos son más que recomendables por su variedad de zumos frescos.

Fotografía de tripadvisor.com

 

  • Bar Carmela: Calle Santa María la Blanca, 6

“La mejor publicidad que hay es la que hacen los clientes satisfechos”. Creo que con estas palabras ya podemos hacernos una idea de la honestidad que se respira en este bar ¿no? En el Carmela sus 21 años de experiencia no pasan desapercibidos y, encima, fue premiado en 2003 con la mejor carta de tapas de la Feria de la Tapa. Y ¿qué guarda esa carta? Pues cocina tradicional andaluza con opciones como la carne a la antigua, la carrillada al vino tinto, la ensaladilla de langostinos o el solomillo al whisky. Su clientela más fiel lo tiene claro.

Fotografía de barcarmela.es

 

  • El 3 de Oro: Calle Santa María la Blanca, 34

No será casualidad que con lo difícil que es mantener un establecimiento en pie durante mucho tiempo éste permanezca así desde 1917. El 3 de Oro es conocido por ser uno de los mejores restaurantes de comida tradicional de Sevilla, algo que elaboran con la mayor calidad en cuanto al proceso y sus alimentos. Aquí se siente un enorme respeto por la cultura gastronómica andaluza, y eso dice mucho de quienes ponen todo su esfuerzo en sacar adelante este negocio utilizando verduras de su propia huerta, por ejemplo. Su mayor especialidad son los arroces pero el rabo de toro ha recibido las mejores críticas, igual que los pescados de roca.

Fotografía de andalucia.org



  • Modesto: Calle Cano y Cueto, 5

Ya que en el restaurante anterior hemos mencionado la especialidad en arroz, nos hemos visto en la obligación de incluir en este listado un sitio donde preparan uno de los mejores arroces de Sevilla: Modesto. Y el nombre no viene porque sí, sino que la modestia es una característica que parece haber embadurnado todo el local. El precio es más que asequible para todo tipo de carteras, y la carta funde la comida conocida con un toque Modesto muy original. Los platos más reclamados son la tostadita de pechuga de pavo con salmorejo, las zamburiñas al ajillo, el chorizo criollo a la brasa y la corvina a la marinera. Sin duda, si tienes una lista de deseos que cumplir este 2020 debes añadir este restaurante, y habiendo visto los precios no va a costarte caro.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  • Altamira: Calle Santa María la Blanca, 4

En este caso la especialización es la comida mediterránea y andaluza, por lo que la carne, el pescado, el marisco y el arroz son sus superventas diarias. Un apunte adicional que necesitas saber es que todos y cada uno de sus productos son de temporada y de calidad. Encima, es uno de los sitios más demandados a la hora de celebrar comuniones, bautizos, bodas o cualquier reunión importante de grupos grandes. La gente del Altamira sabe trabajar bien tanto en el trato a sus clientes como a la hora de elaborar sus mejores platos con la atención que necesitan: pierna de cordero, gambas al ajillo… Un lugar que probar, sin duda alguna.

Fotografía de gastroranking.es

 

  • Peko Peko: Calle Santa María la Blanca, 20

Pocas veces habrás escuchado de un restaurante especializado en fusión gastronómica entre la cocina andaluza, mediterránea, peruana y asiática. Es por este motivo y por sus ilimitadas buenas críticas que no hemos podido evitar incluir Peko Peko en este listado. Si estás preguntándote qué se puede crear ahí, te ponemos algunos ejemplos: magret de pato al teriyaki, estofado de pollo, ceviche de pescado… Su postre estrella es el pie de limón. Ahora que ya te hemos contado cómo suenan sus platos, puedes acercarte a descubrir qué tal saben.

Fotografía de thefork.com

 

  • Cervecería Puerta de la Carne: Avenida de Menéndez Pelayo, 5

Ésta es una parada para quienes aman la cerveza con todo su ser, y es que aquí se vende la más fría de Sevilla. Encima, la puntuación de esta cervecería aumenta si tenemos en cuenta que puedes acompañarla con gambas, ostras, camarones… Pero también tapas cocinadas con mucho cariño como el flamenquín cordobés, el bacalao a la roteña o el pulpo a la gallega. La verdad, no nos sorprende que este lugar esté siempre tan lleno de vida. La clave está en la atención: cerveza fresca y tapas sabrosas a buen precio. No podía salir mal de ninguna forma.

Fotografía de es.foursquare.com

 

  • La Sal: Calle Doncellas, 10

Una taberna premiada en la Ruta de la Tapa del Atún por su atún rojo de almadraba. Con esas expectativas esperábamos encontrar algo no tan recomendable porque, ya sabemos, poner el listón demasiado alto nunca es bueno del todo. Pero no fue así: La Sal y sus tapas hacen pasar un buen rato a cualquiera. Para ponernos en contexto, esta taberna sirve platos como el calamar relleno al estilo de Mamá Antonia, el pastel de carne, la lasaña fría o las croquetas de pescado.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  • La Tapatería: Calle Santa María la Blanca, 7

Un lugar muy frecuentado a la hora del desayuno por su variedad de zumos, y además también venden gofres y otras opciones para empezar el día con el mejor humor posible. Si te apetece algo de jamón con una cerveza fría también puedes parar a descansar en La Tapatería: el autocuidado hoy en día es una obligación, y un capricho tan fácil (y barato) como éste no te va a costar mucho.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  • El Pasaje: Calle Ximénez de Enciso, 33

Aquí damos paso a uno de los favoritos en el barrio de Santa María la Blanca. Su atención a la clientela, su cuidadosa presentación en cada uno de los platos y (por supuesto) su ubicación en la zona convierten El Pasaje en un pequeño hogar situado en el centro de Sevilla. La decoración es moderna, lo que le da al local un ambiente con mucha vida, pero son sus platos los que consiguen hacer volver a la gran mayoría de la gente: tortilla de patatas con mojo picón, el ceviche de pez mantequilla, el burrito de secreto ibérico o el tataki de solomillo ibérico sobre mayonesa de soja. La verdad, no nos extraña que se le tenga tanto cariño.

Fotografía de thefork.com

 

  • La Bartola: Calle San José, 24

Cocina creativa que realmente no te veías venir y a un precio impactante. No se trata solamente de un sitio bonito y acogedor (porque, seamos realistas, el local es precioso), sino que sus platos son de lo más novedosos y rompedores. Un apunte adicional: La Bartola es vegan-friendly, así que si optas por llevar una vida sin carne, pescado, huevos, lácteos ni miel… Aquí no hay problema. Sus mejores recomendaciones son el sushi de verduras, el pollo La Bartola, la tarta de queso con frutos rojos y el tiramisú. Todo casero.

Fotografía de sudigastro.es



  • Levies: Calle San José, 15

Si buscas un lugar repleto de gente joven, con buena comida donde pasar un rato con tus amistades, acércate a Levies. Nada más entrar ya se palpa el ambiente estudiantil, y es que los precios y la calidad de las tapas aquí son un imán para la gente que busca algo asequible. Además la mayoría de las personas son estudiantes de intercambio Erasmus, por lo que podemos asegurar que no se trata de algo de los paladares sevillanos: la gente de fuera ya le ha echado un ojo. Secreto de cerdo, chipirones, lasaña, croquetas… Variedad para variedad de clientela distinta.

Fotografía de yelp.es

 

  • Bodega Puente: Calle Alejo Fernández, 4

Se trata de un local con historia, y lo cuenta su decoración. Con esa estética tan acogedora de bodega antigua tenemos la sensación de transportarnos a años atrás. La Bodega Puente es muy querida en Santa María la Blanca y no solamente por sus vinos, que también. Este establecimiento es muy frecuentado a la hora de desayunar: su pan tostado con jamón se ha vuelto famoso en la zona desde hace mucho tiempo. Pero no nos engañemos: en el almuerzo también tiene visitas, y no precisamente pocas. Será seguramente por los buñuelos de bacalao, la ensaladilla de gambas, las lagrimitas de pollo o el choco a la plancha. Sin duda, la historia de la Bodega Puente no termina aquí, y si estás en Sevilla y tienes la oportunidad de visitarla no deberías dejarla pasar.

Fotografía de yelp.es

 

  • Freiduría Puerta La Carne: Calle Santa María la Blanca, 34

Hablando de tiempo no podía faltar la freiduría más demandada del barrio. Vista la situación, cuando en Sevilla las freidurías cada vez escasean más, es importante recordar cuáles de ellas siguen en pie para demostrarnos que el pescado frito bien elaborado es capaz de deleitar a quien menos se lo espera. Calamares, adobo, chocos, huevas, pijotas, puntillitas, gambas, acedias…Parecía difícil llevar el mar a esta provincia de Andalucía, y aquí lo que hacen es homenajear la cultura andaluza. Se trata de un negocio familiar que lleva en pie desde 1929, donde se demuestra que en Andalucía es donde mejor se fríe el pescado.

Fotografía de detapasconchencho.es

 

  • La Gallina Bianca: Calle Santa María la Blanca, 15

A quienes les apetezca una cena o almuerzo al estilo vintage, en un local ambientado con una estética de los 60 les presentamos La Gallina Bianca. Por el nombre ya se tiene en cuenta que se trata de cocina italiana, pero no se trata tampoco de aquello que tenemos en mente. Cuando pensamos en gastronomía italiana se nos ocurre la pasta, la pizza y demás platos riquísimos, pero en este caso aquí se apuesta por una cocina más ligera. La pizza es elaborada en horno de leña como así se hace de forma tradicional, aunque seguramente no te esperabas que el pan y los dulces también sean confeccionados por ellos mismos.

Fotografía de eltenedor.es

 

  • Casa Coronado: Calle Juan del Castillo, 2

Sí: el más curioso de todos los locales lo hemos dejado para el final. Casa Coronado es un templo para los cerveceros y las cerveceras del barrio, precisamente porque además de cerveza bien tirada solamente sirven cacahuetes y altramuces. La mayor parte de su clientela más fiel agradece muchísimo que pese a la tremenda fama de Casa Coronado los precios sigan intactos a los del principio. La verdad, a este sitio no le hace falta servir comida para mantenerse en el pódium como una de las mejores cervecerías de Sevilla. Hay que admitirlo: el bar, coronado sí está.

Fotografía de yelp.es

 

 



También te puede interesar




Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •