12 bares donde tapear en la Alfalfa

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

La Alfalfa es un barrio del pleno centro de Sevilla caracterizado precisamente por el ambiente joven, sus callejuelas infranqueables y una cultura muy andaluza de bares de tapas. La plaza principal de La Alfalfa ha cambiado de nombre varias veces en los últimos siglos y, de hecho, fue mercado de compra-venta de animales desde mediados del siglo XIX para terminar cerrando en 2005 a petición del ayuntamiento. No obstante, a pesar del tiempo su ambiente avivado permanece intacto incluso con algunos de los rincones gastronómicos más preciados de Sevilla, los cuales presentamos a continuación junto a este listado de los 12 mejores bares y restaurantes de La Alfalfa que no te dejarán indiferente:

 



  1. Bar Manolo: plaza de La Alfalfa, 3

Si existe una forma precisa de describir este rinconcito de La Alfalfa es definiéndolo como “un lugar de toda la vida”. Podríamos decir con toda seguridad que el Bar Manolo sirve de las mejores tapas de todo Sevilla: espinacas con garbanzos, sangre, serranitos… En definitiva se trata de un establecimiento cuyo personal pone todo su ímpetu en hacerlo funcionar por todo lo alto. El local es sencillo y es precisamente eso lo que lo hace más acogedor todavía: un bar que no se ha modernizado estética ni culinariamente, que sigue la tradición gastronómica de Sevilla a través de sus tapas, vinos y cerveza muy, muy fría.

Fotografía de tripadvisor.es

  1. La Bodega de La Alfalfa: calle Alfalfa, 4

Cuando un bar ofrece a sus comensales la combinación perfecta entre buen ambiente, buena comida y buena bebida a un precio incomprensiblemente bajo, está destinado al éxito sin duda alguna. Esta bodeguita conserva platos típicos de Sevilla añadiéndoles su firma característica, de modo que nadie pueda comer algo similar en ningún otro lugar. Patatas con choco, alubias con chorizo, pimientos mozárabes… Nos suenan ¿verdad?  Pues no es coincidencia que La Bodega de La Alfalfa sea una de las más destacables de la zona porque, por supuesto, su clientela fija ya sabe dónde acudir cuando no quiere equivocarse.

Fotografía de minube.com

  1. Sal Gorda: calle Alcaicería de la Loza, 17

Después de mencionar dos reliquias tradicionales se nos viene a la cabeza un establecimiento de La Alfalfa donde la comida, aún siendo conocida, sorprende gratamente. Sal Gorda cuenta con una gran variedad de entrantes que solamente pueden encontrarse ahí y no por sus ingredientes, sino por su elaboración. Es como si cada plato llevara escrito el nombre de su chef. Pulpo a la parrilla con salsa romesco y humus, ensalada de zamburiñas, bacalao de islandia en ensalada con pimientos asados… Música para nuestros oídos y, por supuesto, para nuestro paladar también. Un dato adicional de gran importancia que debes saber es que Sal Gorda tiene disponible un servicio de catering, así que si conoces a alguien que tiene grandes planes para una gran reunión, cuéntale sobre este lugar.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  1. Los Coloniales: plaza Cristo de Burgos, 19

Es obvio que cuando alguien tiene años de experiencia en algo, hay pocas dudas de que pueda fallar. En este caso, Los Coloniales es conocido por ser un bar que raramente está vacío por lo que para obtener una mesa debes apuntar tu nombre en una pizarra y, claro, esperar, así como se espera para las grandes cosas de la vida. Parece ser que el salmorejo es una de sus especialidades, pero sería un pecado salir de ahí sin haber probado el pulpo o el solomillo. Sin duda se trata de un establecimiento muy casero, fiel a sus raíces y, ante todo, a sus clientes.

Fotografía de tripadvisor.es

  1. El Bache de San Pedro: plaza Cristo de Burgos, 23

Tenemos claro que lo más importante de un establecimiento dedicado a la gastronomía es, como está claro, la comida. Pero en este caso nos hemos visto en la obligación de señalar también la decoración del local: colores, maderas… Es como si Andalucía fuera una persona y hubiera diseñado la estética del Bache de San Pedro. Éste ofrece cocina gaditana con toques sigilosos de otras culturas extranjeras. Cuenta con una variada selección de vinos de Jerez y recetas elaboradas con mucho cariño: ortiguillas, ensalada con aroma de carabineros y de postre una tarta de queso payoyo. Este lugar tiene un color especial.

Fotografía de bachesanpedro.com

 



  1. Habanita: callejón Golfo, 3

En algún momento tenía que aparecer en esta lista este restaurante, porque la comida caribeña parece estar haciendo furor en La Alfalfa gracias a Habanita. Sí es cierto que también ofrece comida vegetariana y mediterránea, pero la opción del caribe hace que este establecimiento sea peculiar y una parada imprescindible para quienes están de visita en Sevilla. Además, ofrece a sus comensales celíacos e intolerantes a la lactosa una gran variedad de opciones entre las que elegir, por lo que son la hospitalidad, el sabor de sus platos y su local acogedor quienes hacen de la Habana un pequeño hogar. Grandes recomendaciones son la pasta rellena y el fufú de picadillo.

Fotografía de eltenedor.es

  1. Casa Diego: plaza de La Alfalfa, 8

 

Si es temporada y buscas disfrutar de una tapa de los mejores caracoles de Sevilla, no lo pienses dos veces. En Casa Diego puede apreciarse una combinación entre buen ambiente y comida estupenda. Situado en la plaza de La Alfalfa, este bar guarda consigo recetas caseras que, como te hemos prometido, no te dejarán indiferente: garbanzos con langostinos, serranitos, cabrillas… Lo que viene a ser comida hogareña que, por supuesto, no podía hacer otra cosa que hacerte sentir como en tu propia casa.

Fotografía de yelp.es

 

 

  1. Orsini: calle Luchana, 2

 

Cuando te apetezca alejarte durante un tiempo del tapeo y la tradición, te recomendamos visitar este local de comida italiana que, según quienes han pasado por ahí, ofrece la pizza y la pasta més queridas de La Alfalfa. El pan de ajo es una obligación, al igual que sus ensaladas keefer. Porque a las tapas les tenemos un cariño enorme, pero la pizza o los tagliatelli también pueden hacernos pasar un rato estupendo, sobre todo en un sitio como Orsini. Cuando hay dedicación, el resultado habla por sí solo.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  1. Casa Antonio: calle Guardamino, 1

 

Alimentos de temporada y, junto con Casa Diego, la mejor selección de caracoles de la ciudad. Casa Antonio cuida de la tradición del tapeo con todo el cariño del mundo, ofreciendo a su clientela comida elaborada de forma tradicional, con recetas caseras. Sí es cierto que tan fuerte es la pasión gastronómica en este bar que se encuentran algunas tapas no tan comunes en La Alfalfa, como el cordero lechal, por ejemplo. Y no solamente la comida es agradable aquí, sino que el trato es muy cercano. De esta forma parece imposible que todavía alguien no conozca este rinconcito del centro de Sevilla.

 



 

  1. Petra: calle Alfalfa, 5

 

Quien esté buscando carne de calidad, acompañada de verdura fresca y un ambiente cómodo, debe visitar Petra, si es que no conoce este restaurante todavía. Carne de berrendo, angus, ternera, buey, cerdo ibérico… Variedad entre la que elegir, algo que hoy en día no es muy fácil de encontrar en cuanto a carnes de calidad. Además, también tienen a disposición de sus clientes una gran selección de vinos muy recomendados como el Garum, Colonias de Galeón o Samaruco. De esta forma parece difícil que algo pueda salir mal con alimentos de calidad y, encima, un excelente trato. Por si todo eso no fuera suficiente, la relación calidad precio es incuestionable.

Fotografía de tripadvisor.es

 

  1. La Trastienda: calle Alfalfa, 8

 

Lo que viene a ser una de las mayores representaciones de la cultura del tapeo en Sevilla: La Trastienda. Su especialidad viene del mar: berberechos, gambas, langostinos, coquinas, atún, bacalao, almejas, cañaíllas, berberechos, navajas… Todo de calidad y cocinado a conciencia, con tal de convertir sus platos en aquello que hace de La Trastienda un sitio diferente. Ambiente hogareño y comida de toda la vida… Así es difícil no sentirse como en casa. Marisco a buen precio en estos tiempos que corren ¿qué más?

  1. La Orgánica: calle de Jesús de las Tres Caídas 6

 

¿Qué mejor forma de terminar este listado que con La Orgánica? Si mencionamos lugares donde comer y no marcharte indiferente, éste no podía faltar. Un establecimiento que ofrece comida casera servida en raciones generosas y con una atención inolvidable. Aunque las opciones se asemejen a cualquiera de las que puedas encontrar en los bares del barrio, es el toque culinario que La Orgánica pone en sus tapas que hace que sean fácilmente diferenciables de las demás. Para ponernos en situación: albóndigas, papas aliñás, carrilleras… Para marcharte rodando y volver volando.

 

 



También te puede interesar




Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •